23 Dic

El joven doctor y el poblado remoto adonde llega

El joven doctor, llegado a su destino –un poblado remoto ubicado quién sabe dónde–, observó que sus habitantes se lavaban y, luego, ¡se bebían el agua con la que se habían lavado!

— Pero, ¡Esto no puede hacerse! ¿Cómo no van a contraer las enfermedades que padecen, si se beben el agua con que se lavan?
— Si nos la bebiéramos antes, no tendríamos agua con que lavarnos —le contestó el Jefe de la tribu—. Todos los días, los miembros de la tribu destinados a la traída de agua tienen que caminar 30 kilometros para ir, y otros 30 para volver. Dada la hambruna que padecemos desde hace largos años, nuestras fuerzas son escasas, y los que se ocupan de esta labor no pueden resistir tan larga caminata cargados con mucho peso…

Leer más